5 consejos para mantener tu boca saludable

¿Te lavas los dientes tres veces al día? Pues estás bien encaminado, pero ¡ojo! Mantener una buena salud e higiene bucal va más allá de solo un cepillado correcto y frecuente.

Aquí podrás conocer 5 consejos prácticos para tener toda la vida una boca sana…y recuerda que cuando hablamos de la boca, no sólo nos referimos a los dientes. No dejes de lado a las encías ni a la lengua, ya que cumplen una función muy importante y su higiene incide en tu salud general.

Pixabay

1. Limpieza adecuada en casa:

Lo ideal es cepillarse tres veces al día los dientes. Por si algún motivo no puedes hacerlo más que dos veces (en la mañana y por la noche), entonces una buena forma de mantener aún una buena salud bucal es practicarte enjuagues.

Y para complementar el cepillado con pasta dental, un enjuague con líquido especial es algo idea. Eso sí, no abuses de ello porque te puede resecar demasiado la boca.

Pixabay

Además de un correcto cepillado, no olvides la seda (o hilo) dental. Con esta particular herramienta podrás llegar a lugares entre tus dientes que ni el mejor cepillo alcanza. Con esto combatirás el desagradable sarro que se acumula con el tiempo.

2. Alimentación

¡Sí!; tu alimentación no solo influye en estar en forma o no estarlo. También incide directamente en la salud de tu boca. Intenta no exagerar con alimentos de azúcar añadida, pues estos contribuyen directamente en la formación permanente de caries.

Pixabay

Además, está comprobado que una alimentación integral es un componente fundamental para tener dientes fuertes y encías sanas. 

3. Blanqueamiento profesional:

Parte importante de sentir y lucir una boca sana está indiscutidamente en tener dientes bonitos, y en eso el color de ellos cumplen un factor primordial. Es normal que el esmalte de los dientes se manche a través del tiempo y una eficaz forma de limpiarlos es hacer un blanqueamiento. Pero ¡ojo!; no cualquiera.

Pixabay

Ten mucho cuidado con esos blanqueamientos caseros que se ofrecen en el mercado. Lo ideal es que este proceso esté guiado y controlado por un profesional de la salud dental. ¿Por qué? Bueno, específicamente porque un blanqueamiento puede alterar la sensibilidad de tus dientes y encías. Para eso, lo mejor que puedes hacer es acudir a la consulta de un dentista, donde podrás hacerte un blanqueamiento con luz. Conoce todo sobre ello aquí.

4. Limpieza profunda: 

Una buena limpieza diaria en casa es fundamental, pero no por eso te salvas de hacerte una limpieza profunda profesional en la consulta de un dentista. Lo ideal es hacerte una cada 6 meses, y sino, al menos, una vez al año.

Pixabay

El dentista tiene herramientas especiales para deshacerse del sarro acumulado en los dientes. Recuerda que todo eso influye para tener encías sanas.

5. Despídete de los vicios:

Probablemente no te guste leer esto, pero es muy cierto: el cigarro mata la salud bucal. Si eres fumador(a), lo mejor que puedes hacer por tu salud general, no solo la dental, es ir disminuyendo su consumo a través del tiempo, hasta eliminarlo por completo.

Pixabay

Además de debilitar tu higiene bucal, el tabaco torna los dientes amarillos y con el paso del tiempo ni el mejor blanqueamiento los podrá regresar a su color original.

Leave a reply